miércoles, 13 de octubre de 2010

ALGUNOS PENSAMIENTOS SOBRE REDES SOCIALES

El misterio de recorrer los dedos encima de un teclado y tratar de dejar llamas que perduren en una gran hoja en blanco de word, es mi diario vivir, y el diario vivir de millones; el misterio se complementa, cuando ya no solamente escribimos sobre Word y tratamos de corregir palabras, ahora, como lo leí una vez en Twitter, las redes sociales nos mantienen al tanto de escribir de buena manera, corregir los errores ortográficos y buscar formas de expresarnos sin tener que confundir con signos de admiración mal colocados en una oración. Y además, cuidar lo que decimos.

Jugar con los contenidos de las redes sociales es un peligro, un cambio de estado civil, un comentario en una fotografía puede ser el acabose de una persona, el final de la buena imagen que se le puede tener a un político, y la ruina de una familia perfecta.

Comunicación, es comunicación.

Solo hace falta una persona que invente cualquier excusa para formar un grupo en Facebook y estamos cortando cabezas a diestra y siniestra. Y lo hemos visto en Costa Rica, es increíble el tremendo mal uso que se emplea en las redes sociales, nos afecta el hecho de ser un país tan pequeño, y quizá que el tico es algo confiado, y no saben que postear absolutamente de todo, puede estar construyendo y ganando o hiriendo y destruyendo. A veces por la inmadurez y por haber nacido casi envueltos en el mundo de la informática, y prácticamente nacer con una cuenta en Facebook y Twitter, esta generación vulnerable de jóvenes solamente necesita un empujón para armar una revuelta.

Y no entiendan mal, soy fanático de las redes sociales, les tengo un cierto cuidado eso es todo, y respeto.

En este momento me encuentro con la fiebre de Twitter, y la de Facebook algo le está pasando, creo que es la inmediatez del pajarito azul, y quizá tambien el hecho de que causa menos problemas que los posts de Facebook, lo que me ha alejado de este último.

El otro día estaba leyendo mientras, disfrutaba una taza de café, varios comentarios en la ventana esa de mi Tweetdeck (una herramienta para Twitter) en la cual desaparecen cada segundo miles de comentarios que valen la pena, y otros que simplemente existen por la simple naturaleza de informar que está pasando en la vida de un ser prácticamente desconocido (llámese ir al baño, cocinar, o ¨miren tengo vida¨).

Y de esos comentarios que de verdad valen la pena, uno captó mi atención, y parafraseando decía lo siguiente:

-Es bueno conocer personas a través del monitor de una computadora, pero que simplemente se queden allí, porque al conocer a todas esas personas de frente, fijo las odiaría.

Que interesante esa forma de expresarse, me parece muy cierta, y a la vez me produce un escalofrío, ya que es tan cierto que da miedo. Pero creo que tampoco hace falta conocer de frente para odiar, y destruir a esas personas del otro lado del monitor.

He pasado de simplemente hacer trabajos en Word desde mi ordenador, hasta hablar con cientos de personas de las cuales no conozco absolutamente nada de su vida. Pero es terrible como ahora sin conocerse los que utilizamos redes sociales vemos en ellas una escapatoria, es todo un mundo, en el cual aunque nos separa un monitor, a veces creemos conocer a las personas. Y no es cierto en la mayoría de los casos. Y podemos terminar en un círculo vicioso, al que nunca quisimos pertenecer.

Clásica escena de Red social:

Esteban está siguiendo a Daniel, Daniel está siguiendo a Mónica, a Mónica la sigue Christian, Christian es el mejor amigo de Jonathan.


Jonathan detesta a Esteban, se lo comenta a Christian, Christian le cuenta a Mónica, Mónica lo publica en Facebook. Daniel lo lee.

Daniel ha bloqueado a Esteban


Únete al grupo de Facebook: Odiemos a Esteban.


Esteban: ¿Hola? ¿Hola…nadie….? =(

Fin de la escena.



He escrito ensayos sobre redes sociales, y también he escrito algunos comentarios sobre redes en varios sitios, y el resultado siempre es el mismo:

Las redes sociales son un arma de doble filo, lo sabemos.

Por un lado, son la increíble herramienta de comunicación.

Por otro lado, pueden ser el adversario más potente al que uno se puede enfrentar.

Todo depende de cómo se utilice.

Una herramienta para poder escribir bien, un grupo de amigos que se mandan un mensaje con menos de 140 caracteres todas las mañanas deseando un excelente día, una familia de gente virtual que se ponen de acuerdo para conocerse en McDonald’s de la plaza de la cultura, un excelente lugar para publicidad, un lugar donde el amor nace de formas inesperadas.

Una herramienta para la destrucción personal, la impopularidad, el rechazo, no pertenecer al grupo de las mañanas que se saluda con un mensaje con menos de 140 caracteres, no pertenecer a las salidas de los que viven en redes sociales, perder ante la publicidad de la competencia, o enamorarse de forma equivocada, y tener problemas inmensos de soledad.

Dos caras de la moneda, y todo esto ocurre mientras escribo en mi querido Word estos pensamientos sobre redes sociales; esto esta pasando y mucho mas… una infinidad de situaciones más.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada